Armoniosi Concerti
Música del Seicento italiano para guitarra barroca y tiorba
(Corbetta, Kapsperger, Pellegrini, Bartolotti, Piccinini...)

LINDORO MPC-0707


*****Goldberg
Juan Carlos Rivera   guitarra barroca y tiorba

Con la participación de:

Consuelo Navas   tiorba
Antonio García   guitarra barroca

Juan Carlos Rivera está sencillamente espléndido, con una ejecución limpísima y llena de matices. En sus manos, las danzas son más bailables que nunca (escúchese la Suite de Bartolotti) y tienen siempre ese regusto de sensualidad y hedonismo que tan bien nos transporta al ambiente cortesano de la Italia renacentista y barroca.
En algunas piezas, Rivera se hace acompañar por otra guitarra (Antonio García) y una tiorba (Consuelo Navas) logrando una policromía exuberante y arrolladora, un soplo de vida embriagador y dulce.
Diario de Sevilla     29 de marzo de 2001

Juan Carlos Rivera es un músico enorme, un soberbio intérprete.
Hay que agradecer su buen gusto en la elección del repertorio, concentrado en el Seicento italiano, época dorada del chitarrone y de la guitarra barroca de la que, si bien existen algunas grabaciones de autores como Kapsperger o Piccinini es necesario reivindicar figuras como Castaldi, Bartolotti o Pelegrini, cosa que hace aquí Rivera (un gran especialista) de forma excelente..
El recital se reparte entre las piezas de gran tensión emocional y libertad métricas (las "tocadas" a tiorba sola) soberbiamente interpretadas por el artista sevillano y las danzas más ligeras, expuestas con nobleza por su guitarra barroca.
Ritmo     julio-agosto de 2001

"Armoniosi concerti sopra la Chitarra Spagnuola" es el elegante título bajo el que se arracima elegantemente una miscelánea de músicas, bien diversas, de la primera centuria barroca.
...antología muy equilibrada e ilustrativa -ciertamente armoniosa- del guitarrismo barroco italiano interpretado con muy buen gusto por Rivera y sus colaboradores. Rigor y fantasía por doquier.
Diverdi, boletín de información discográfica     septiembre de 2001

Juan Carlos Rivera acierta plenamente con su cabal interpretación de estas músicas, y obtiene de su guitarra un sonido redondo y emotivo. Cuenta además con la eficaz colaboración en algunas piezas de Consuelo Navas y Antonio García, para presentar este repertorio tan bello como ilustrativo.
Scherzo     Septiembre de 2001

...Juan Carlos Rivera se muestra igualmente capaz. Poético y con hondura en las piezas más meditativas, escuchen la Toccata VI de Piccinini o la impresionante lectura de la Toccata prima de Kapsperger, donde la admirable utilización de los silencios les proporciona un duende personalísimo. Ligero y grácil, en las más r´timicas, como demuestra en la seductora Chacona col il basso per tiorba de Francesco Corbetta o en Il Canario in parte variate de Cesare negri. Siempre sobrio en la ornamentación y de gran musicalidad, Juan Carlos Rivera hace de este disco un regalo para la sensibilidad del aficionado más exigente. Las notas de Pepe Rey, la excelente toma de sonido y la presentación, no hacen sino completar este gran disco que, por supuesto, les recomiendo encarecidamente.
CD Compact     Septiembre de 2001

Juan Carlos Rivera, con Consuelo Navas y Antonio García, alterna deliciosas danzas con piezas más cultas para la tiorba o el chitarrone. Un recital muy bello, excelentemente interpretado, que da cuenta de las andanzas juveniles de nuestra guitarra allende los mares.
ABC Cultural     Madrid 2 de noviembre de 2001

...El conjunto de piezas constituye un programa de eficaz variedad, integrado principalmente por danzas de compositores en su mayoría italianos. Son especialmente agradables las diversas chaconas, aunque ninguna tanto como el fascinante Preludio y chacona, de seis minutos de duración, de Francesco Corbetta...El disco incluye también varias tocatas de estilo improvisatorio, sobre todo las del único compositor alemán recogido aquí, Johann Hyerionymus Kapsberger...Kasberger es, en realidad, el autor de la pieza más interesante y quien ofrece, además, una maravillosa ocasión de lucimiento a Rivera, cuyo temperamento, vitalidad y pericia técnica resultan excepcionales a lo largo de todo el disco.
Goldberg     octubre de 2001